Etapa 4

Logroño a Santo Domingo de la Calzada. Inmemorian Arturo Oñate

Estamos intentando desayunar y salir antes por el calor, y fue en esos momentos que vemos en el periódico Diario de la Rioja, una página entera con la entrevista a Jorge a nuestra llegada a Logroño y varias fotos. Nos animó y nos pusimos contentos por la repercusión que a la ELA y al reto significaba esta publicación. Gestiones de Pepe y sus amigos, y paisanos de Treviana, especialmente Millán.

Pepe Oñate lleva ya con nosotros dos días desde que su hijo Jesús nos lo trajo a Estella. Pepe es una persona comprometida en la lucha contra la ELA desde la Plataforma de Afectados de ELA, cuyo objetivo es apoyar la investigación para conseguir la curación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica y de RedELA. A Pepe le tocó de lleno la mortal ELA cuando Arturo su hijo fue diagnosticado de ella. Como tantas personas, le vino a Arturo sin avisar, en pleno desarrollo de su carrera profesional a la que se presumía de gran éxito (ver su biografía) viviendo en Madrid feliz con su mujer y su pequeño Leo. Nos cuenta  Pepe que Arturo les hizo todo este proceso muy fácil, que fue el que los levantó y dio ánimo a todos, y que si no podía hacer otras cosas  pues organizaría lo que le quedara hasta ese momento fatídico de abandonarlos. Dice  Pepe que Arturo se ha vengado de la ELA, pues ha dejado antes de irse una nueva vida junto con su mujer, que nacerá en Octubre.  Es vida después de la ELA. Arturo  forma parte de este Reto porque Jorge Abarca le dedica esta Etapa en su memoria, y al igual que ayer corrimos por Marina hoy lo hacemos por él, pero también por Pepe y su familia.

Millán, amigo de Pepe, nos condujo por Logroño hasta salir de la ciudad por el Parque de San Miguel  y el embalse de la Grajera, ya a la vista de Navarrete se despidió. Queremos agradecerte todo lo que has hecho en esta batalla contra la ELA, que sabemos ha sido bastante. Gracias Millán.

Fue un día con varias subidas y bajadas que nos hacían emplearnos a fondo, el calor empezó pronto a aparecer y el camino nos deparó varias sorpresas. Una zona pedregosa  del camino se convirtió en emboscada para la cucaracha que no podía pasar por los trancos de piedra que encontramos, echamos pie a tierra y ayudamos a salir como pudimos. Un ruido en el triciclo alertaba de algún daño en esa refriega con la piedra.

Después de 30 km llegamos a Nájera donde tenemos el avituallamiento. Allí además de tomar fuerzas para el resto de la etapa Migue y Fer miraron cómo arreglar lo del ruido de Jorge, lo que consiguieron finalmente, pudiendo continuar nuestro camino hacia Santo Domingo de la Calzada con subidas y bajadas y sobre todo mucho calor. Pepe se defendía como gato panza arriba para llegar con el grupo, y es que yo creo que Arturo, desde arriba le estaba dando fuerzas.

En Santo Domingo teníamos alojamiento en una casa rural y Chelo y Rosa propusieron cocinar y comer en la misma y así lo hicimos. A las dos y media estábamos pendientes de la TV de la Rioja que daba sus noticias y queríamos ver que decían del Reto de Jorge. Nuestra sorpresa y alegría fueron grandes cuando vimos que lo abrían con la noticia del Reto de Jorge. Lo dieron en los titulares y luego más extensamente. Si se trataba de dar visibilidad a la ELA reclamar ayuda para investigar y promover la solidaridad se había conseguido.

Pudimos descansar y a la tarde Pepe nos había propuesto ir a Treviana y visitar las bodegas familiares (muy antiguas de varios cientos de años, y subterráneas), luego iríamos a su casa y haríamos una barbacoa con sarmientos de las carnes riojanas, chorizo, etc., también probaríamos sus vinos. Fue una visita muy gratificante por todo lo que conocimos y las carnes  a la barbacoa que tomamos.  Nos volvimos a las 10 de la noche porque al día siguiente nos esperaba otra etapa larga y con el puerto de la Pedraja que subir. Al final fue un buen día a pesar de todo. A tu memoria Arturo.

Jorge Abarca Hernández