dia siete

Mérida - Cáceres

La casa rural de Mirandilla nos había resuelto el descanso. También nos bañamos y cenamos allí mismo los alimentos que adquirimos en Campanario, un queso cremoso buenísimo y otras especialidades.

Al pobre Miguel le cambiamos las ruedas que traía en su bici, que traía unas gomas de montaña, por otras ruedas más aptas para rodar por carretera, y bien que lo notó. Atravesamos el parque natural de Cornalvo por una pista en la que tuvimos algunos problemillas en algunos tramos, vamos, que tuvimos que echar pié a tierra un par de veces. A Ana no le gustan nada estos tramos, a Jorge tampoco, pues quiere riesgos -de ahí que sustituyaos tantos tramos de pista por carreteras asfaltadas-, pero la verdad es que son preciosos. Nos detuvimos para disfrutar del vuelo de un águila que volaba muy cerca de nosostros. Fueron unos 30 kilómetros al final de los cuales nos incorporamos a la N-630 que será la carretera que más utilicemos durante el trayecto por la vía de la Plata. Allí nos avituallemos. Nos esperaba el primer pinchazo en la bici de Fernando, que reparamos pero se volvió a pinchar y le obligó a ir metiendo aire cada dos por tres.

El equipo de apoyo llegó a Cáceres donde fue recibido por personal de la Delegación de Deportes para la instalación de nuestra carpa informativa sobre la ELA y el reto de Jorge. Recién llegados el tándem y el resto de bicicletas, vino a recibirnos y apoyarnos el concejal delegado, Pedro Muriel, que nos trajo un saludo de la alcaldesa de Cáceres. Tenemos que agradecer a este ayuntamiento su apoyo a este reto contra la ELA y a las personas que participamos con Jorge a la cabeza. Gracias Cáceres.

Fue también día de despedidas pues Fernando, su pareja Sonia y sus hijos volvían a casa tras dos jornadas con nosotros. Gracias, os echamos de menos. Cada despedida es un pequeño desgarro en nuestro corazón. Aquí las emociones están a flor de piel y todos los ánimos, apoyos, recibimientos, también cuando pasamos sin pena ni gloria por algunas localidades, los vivimos con intensidad.

Apoyad a Jorge, apoyad a Miguel Ángel, apoyad a Rosa, a David, a Chelo, a José Carlos, a Ana, a Kevin, cada día, pedaleada a pedaleada, luchan contra la ELA ¡Más investigación! ¡Más medios! Luchemos juntos por la Esperanza para Jorge y todos los
afectados por esta terrible enfermedad. ¡No se merecen la condena en vida! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos!

Jorge Abarca Hernández