xxxi subida veleta

Pues ya pasó el día en cuestión y allí que subió mi hermanico. Fué muy duro para él pero contó con muy buena compañía durante todo el trayecto para auparle hasta la meta. Y ese momento fué único, todo el mundo aplaudiendo y vitoreando su nombre, y Jorge explotó pero no por el cansancio acumulado si no por la emoción que le embargaba y nos contagió a todos. No pudimos reprimir las lágrimas ninguno de los allí presentes. Jorge, campeonísimo, te queremos...

Si no viste el vídeo reportaje emitido por Teledeporte, aquí te dejo el enlace para visionarlo, xxxi subida veleta